lunes, 18 de enero de 2010

Compraventa de cabezas

Qué romántico romano
con aires de esclavo grave
a veces crece en la hierba
y a veces se mece ufano
en la viral compraventa
de cabeza y cuellos de ave.

Y utiliza sus prebendas
para darse rienda suelta
a la ambición consternable
de su molienda tremenda
de sus sueños microbianos
hierático, inalcanzable.

Y es así que todo imperio
sube y cae,
sube y cae.

2 comentarios:

Silvia dijo...

¿eres una persona? hola, bienvenido, cuánto tiempo desde aquéllo.

Xmariachi dijo...

¿A ver?
¿Sí?
Sí, me confirman.
Soy una persona.